Publicado en 24 Horas.

Este síndrome también conocido como "cambio de zona horaria" es un trastorno del sueño que afecta a quienes que realizan viajes largos en avión, y que se ven expuestos a distintas horas respecto al punto de origen del viaje.

Sin lugar a dudas, enero y febrero es cuando más viajes se realizan al extranjero, y un hecho no menor son los trastornos del sueño que nos puede conllevar esto. Aquí es cuando llega el molestoso 'jet lag'.

Este síndrome también conocido como "cambio de zona horaria" es un trastorno del sueño que afecta a quienes que realizan viajes largos en avión, y que se ven expuestos a distintas horas respecto al punto de origen del viaje.

El director médico y neurólogo de Clínica Somo explica que “lo que se ve afectado es el ritmo circadiano de la persona. Este es el proceso que regula el sueño, las hormonas, presión arterial, temperatura, entre otros. Entonces, cuando el cuerpo se enfrenta a cambios bruscos del ciclo luz/oscuridad, la persona puede sentir diversos malestares".

Entonces, ¿cómo podemos ayudarnos a que este síndrome nos afecte lo menos posible si vamos a realizar un viaje fuera del país?

La melatonina es muchas veces una buena opción para quienes realizan viajes al extranjero. Esta hormona es producida por la glándula pineal que se encuentra dentro del cerebro y su producción es desencadenada por la oscuridad e inhibida por la luz.

A pesar de ser una hormona que produce nuestro cuerpo, puede ser ingerida en forma de suplemento, ayudando a facilitar el sueño. “Es un medicamento natural que en algunos casos permite ajustar el proceso del ciclo circadiano a la luz solar en el nuevo país donde el viajero se encuentre”, concluyó Guzmán.

Otro de los tratamientos a los que las personas acceden es la luminoterapia. “Se expone al paciente a altas dosis de luz blanca durante unos 30 minutos, lo que permite acelerar la adaptación y es útil para viajeros frecuentes como pilotos de aviones, entre otros. A ellos también les recomendamos el uso de lentes oscuros para evitar cambios tan bruscos en el ciclo circadiano”.

Otro dato a tener en consideración es que el impacto del jet lag cambia según la dirección del viaje, es decir, "si se viaja desde Chile, moverse hacia el oeste (Oceanía) trae un menor impacto que si se mueve hacia al este (Europa). Esto porque en esa dirección implica moverse contra la luz del sol, lo que engaña al cerebro pensando que la noche se alarga". En tanto, si el viaje se realiza hacia el norte o el sur sin cambiar de región horaria, no hay efecto de jet lag”, expresó el neurólogo Pablo Guzmán.

Si bien el trastorno no es grave y no le sucede a todos los viajeros, el organismo se resiente y se siente cansado, con sueño, dolor de cabeza e incluso dolores estomacales, pero esta adaptación no debería tomar más de una semana.

¿Quieres saber el copago de la consulta médica?

Noticias relacionadas

Retrasar el despertador hace más difícil levantarse descansado

Retrasar el despertador hace más difícil levantarse descansado

Leer más
¿Por qué se duerme menos a medida que avanzan los años?

¿Por qué se duerme menos a medida que avanzan los años?

Leer más
Experto entrega simple consejo para conciliar el sueño durante las calurosas noches de verano

Experto entrega simple consejo para conciliar el sueño durante las calurosas noches de verano

Leer más
Comer frutas en vez de masas, eludir edificios y tomar duchas tibias, las claves ante el calor

Comer frutas en vez de masas, eludir edificios y tomar duchas tibias, las claves ante el calor

Leer más