Publicado en La Hora

A medida que pasan los años, las personas van perdiendo la capacidad de conseguir un sueño continuo. Ya es recurrente sentir que no se duerme largo y profundo como en la adolescencia. Sin embargo, pese a la creencia popular, esto no se trata de algo patológico sino de la evolución natural de las distintas etapas de vida de un ser humano.

“Cuando vamos cumpliendo años, nuestro ritmo circadiano se adelanta y sentimos el sueño antes, eso hace que tendamos a madrugar más. Así también, el porcentaje de sueño nocturno desciende, dormimos menos durante la noche y realizamos pequeñas siestas a lo largo del día”, explica el neurólogo de Clínica Somno, Dr. Pedro Moya.

En relación a la arquitectura del sueño, ésta también sufre modificaciones. El llamado “sueño profundo” cambia y está menos presente en el cerebro, razón que explica, por ejemplo, que los adultos mayores duerman menos: “Este cambio en el sueño, se debe a una modificación en el sueño no REM (que es cuando no soñamos). Lo que ocurre es una disminución significativa del sueño profundo”, manifiesta el doctor.

En el caso de los hombres, los problemas a la próstata hacen que muchas veces deban levantarse al baño varias veces en la noche lo que también los despierta. Mientras que las mujeres post menopaúsicas también duermen menos por temas de sofoco o bochorno que es la sensación de calor, muchas veces acompañada de sudor.

Para estos problemas nocturnos le dejamos unos consejos que sirven para conciliar el sueño y ayudar a tener un buen descanso sin importar la edad:

  • Levantarse todas las mañanas a la misma hora, incluso los fines de semana o durante vacaciones.

 

  • No dormir siesta o de hacerlo que esta no sea de más de 20 minutos.

 

  • Hacer ejercicios físico todos los días. No tiene por qué ser algo que requiera gran esfuerzo. Por ejemplo, una caminata al finalizar el día, es una buena idea.

 

  • Evitar las bebidas con cafeína y también las energizantes.

 

  • No beber en abundancia por la noche para evitar la necesidad de ir al baño a mitad de a noche.

 

  • La última ingesta de alimento debe ser al menos dos horas antes de ir a la cama.

 

  • Evitar utilizar dispositivos como computadores, celulares, y televisor al estar acostado, eso sólo generará la inhibición del sueño.

 

  • Aprender a relajarse antes de acostarse. Para esto se puede establecer una serie de actividades como yoga, música suave, o un baño con agua tibia.

¿Quieres saber el copago de la consulta médica?

Noticias relacionadas

Dormir mal: los efectos de una mala alimentación este 18

Dormir mal: los efectos de una mala alimentación este 18

Leer más
Cambio de hora en Chile: Cuándo inicia el horario de verano y cómo enfrentarlo

Cambio de hora en Chile: Cuándo inicia el horario de verano y cómo enfrentarlo

Leer más
¿Cómo regular el sueño después de las vacaciones de invierno?

¿Cómo regular el sueño después de las vacaciones de invierno?

Leer más
¿Cómo regular el sueño después de estas vacaciones?

¿Cómo regular el sueño después de estas vacaciones?

Leer más